Con 178 cm de largo, 76 cm de alto y 30 kilogramos, Michael “The Casual Engineer” Pick ha creado su propia y gigantesca versión del Nintendo Switch, una que no es práctica, no es precisamente atractiva, pero ¡hey! Es funcional y si quieres aventarte una partida de Fortnite en un cuarto de juegos especializado para tu Switch, entonces es perfecta.

Y aunque pareciera de esas cosas que se construyen únicamente “porque sí“, Michael ha confesado que la intención de hacer esto es para donar dicha consola gigante al hospital Saint Jude de Memphis, mismo que trata a niños con bajos recursos y apoya a sus familias a darles los cuidados necesarios.

Según lo comparte en su propia cuenta de Twitter, el juego que dejará instalado será el de ‘Mario Kart 8 Deluxe’ y los dueños del hospital podrán ir descargando más para que los niños disfruten diferentes títulos como nadie más en el mundo lo hace.

¡Chequen cómo luce!