Cada vez que los Flaming Lips sacan algo nuevo, ya sea álbum, película o video, una extraña sensación de morbo recorre nuestro ser por saber qué será lo que prepararon Wayne Coyne y cia. La banda siempre se ha caracterizado por ser extravagante, estrafalaria, visionaria y sobre todo auténtica.

El año pasado presentaron Embryonic (Warner Bros, 2009) y ahora nos regalan a través de Pitchfork sólo por una semana un documental sobre la grabación de su más reciente trabajo de larga duración. El documental se titula Blastula y vale mucho la pena sobre todo por los testimonios de los integrantes y el footage sobre las sesiones de improvisación que llevaron a la creación (y eventualmente la grabación) de las canciones.

Recuerden que sólo estará por una semana en este link.