Texto y fotos: Daniel Patlán

Múm dio un concierto que, de principio a fin, se caracterizó por las grandes sonrisas en el rostro de sus miembros al igual que en el público. Fue un concierto que inició con una ceremonia melancólica y permaneció en este bemol por unas cuantas canciones hasta que, despues de interpretar “If I Were A Fish” en una versión más lenta y más acústica, la melacolía desapareció para dar pie a una gran felicidad llena de cantos y bailes que bien podrían compararse con una fiesta alegórica para niños.

Después de interpretar canciones de su último álbum “Sing Along To Songs You Don’t Know” el cual se caracteriza por tener ritmos alegres y melodías pop, llegaron canciones de sus producciones pasadas, más lentas y con mas sentimiento agregado. Justo despues del encore, Múm regresó para satisfacer a sus fans y dejarlos con un grato sabor de boca.

Aquí les dejamos las fotografías de la primera (y esperamos que no sea la última) visita de los islandeses a nuestro país después de más de 10 años de carrera.