Entrevista por Aldo Mejía

Fotos cortesía del artista.

Qué fortuna la época en la que vivimos pues los entusiastas de la música pueden encontrar nuevos artistas a cada momento. En ese espectro aparece Homero III, quien hace unos meses estrenó ‘Eté[email protected], su primer EP oficial luego de haber sido producido por el músico Carlos Ann.

Homero presenta una gama de sonidos suaves y atmosféricos en los que también se preocupó por incluir una historia. Con apenas seis canciones, el artista va constante una tocada tras otra y ara conocer más acerca de su propuesta me reuní con él para platicar.

Creo que con el modelo actual que tiene la industria, un artista ya no se puede dar el lujo de meter canciones de relleno. Todas tienen que ser hits o sentir cada una de ellas; tú hiciste seis. ¿Cuándo las empezaste a escribir?

Homero III: A finales del 2016. Hay canciones como Eté[email protected] o Haiku que son muy de esa época y otras como Delirando y Línea Continua que fueron más recientes. Yo soy un loquito y preferí darle una línea al disco más que hacer hits. Mi EP comienza muy luminoso, baja hasta tornarse oscuro y cierra con una canción de reléase. Eso quería desde el principio, y se logró.

¿Cuál es tu proceso al momento de componer?

Homero III: Me gusta un chingo el café, salir comprarme uno y caminar. Luego de unos quince minutos entro en un estado en el que puedo ponerme a tararear y poco a poco le pongo letra. Es como sudar las canciones después de que las procesa el cuerpo. Cuando llego a mi casa, rápido escribo en mi computadora y para mí esa ya es una canción. Después sólo es esculpir.

Relaciono mucho estas canciones con el ciclo del agua, con meterte a bañar. Para mí, es un momento místico, algo que haces todos los días, pero llegas y hay un vapor y un eco de limpieza. Es ese mismo impulso de energía el que relaciono con el beber café. Es querer hacer algo grande y salir sin rumbo.

El no tener un rumbo también le ha permitido encontrar inspiración en lugares fascinantes. Homero me cuenta que mientras veía un streaming de MGMT conoció a Flybvck y a Diamantero, un par de tuiteros por quienes descubrió a la Beba Carrión. Una mujer venezolana que graba un divertido video casero durante una reunión de domingo. De algo tan simple, él compuso una pieza lenta y más seria.

Y el contraste dentro de su disco viene con Línea Continua que habla de terminar una relación con alguien a sabiendas que lo vas a llevar en el ADN.

¿Qué tan complicado fue crear las atmósferas de las que hablas?

Homero III: Mucho. Esas canciones tienen varias capas de sintetizadores y al final son tantos niveles de sonidos que yo lo percibo como una lluvia. Además, este EP tuvo un antecedente, Ciclos, que no me gustó y tuvo que sufrir muchos cambios.

Lo mismo pasó en el estilo de producir porque Eté[email protected] lo hice con Carlos Ann quien me mostró, digamos, un mundo diferente de instrumentos reales. Porque yo venía de un mundo en el que hacía las cosas en computadora. Este cambio le dio fuerza y lo aterrizó entre el pop alternativo y el rock.

Luego de la decepción que se llevó con su primer EP, se desconectó muchísimo de la música como artista y pasó a ser parte del equipo de la revista Marvin. Tomó distancia de la música durante año y medio, pero su estancia en el medio le ayudó para tomarse en serio, como un trabajo, su labor artística.

¿Cómo conociste a Carlos Ann para luego trabajar con él?

Homero III: Estaba en una etapa como de desesperación porque no habían salido las cosas como quería, un día me encontré a Marcela Viejo, platicamos de su primer álbum, y me dijo que tenía que conocer a Carlos.

Me lo presentó, fui a su casa y le puse el disco anterior. Y le gustó. Empezamos a trabajar y nos echamos como siete meses de preproducción entre lo que yo escribía y probamos con diferentes cosas. Parte de la producción fue conectarme con las cosas que yo traía dentro.

Sentirse cómodo con sus creaciones, me cuenta, no fue una cuestión simple y resultó ser un proceso largo. Sin embargo, acepta con una gran sonrisa, cada vez suena mejor. Ello se lo debe también al grupo que lo acompaña. En Jorge, Braulio y Huato reconoce músicos con un gusto fino y cuidadosos de los detalles.

¿Es difícil permitirles la entrada a tus canciones a tantas personas?

Homero III: La verdad es que yo me considero un Montesori. En las canciones dejo lo mejor de mí y las entrego. Y me funciona muy bien porque también me gusta dar a mis músicos toda la libertad del mundo para intervenir.

Este disco lo grabé con Federico Fong de La Barranca en el bajo, Magic que toca la batería con Marcela y antes estuvo en Fobia. Hubo varias piezas importantes con las que trabajamos este disco antes de grabarlo; me gusta el proceso de llegar al estudio y ensamblarlo. Porque yo no le puedo decir a un guitarrista cómo tocar y si alguien puede enriquecerlo, increíble.

El músico no teme en saberse mejor hoy que hace dos años. La práctica que otorga tocar en vivo con un grupo definido provoca que ahora, acepta, le hacen justicia al álbum y ahora suenan con más punch. Inclusive, me dice, las canciones tienen cierta vida propia en este punto y ahora se puede enfocar en darles una identidad visual.

La responsable del aspecto visual de Eté[email protected] fue Daniela Buendía (daanup) a quien Homero se encontró en Instagram. Al definirse como alguien muy visual, ahora piensa en hacer una bitácora en video para contar su historia y todo el camino que tiene por delante.

Pronto podremos escuchar un nuevo sencillo, Damantes, y planea continuar la dupla que formó con Carlos Ann; ahora tiene escritas una veinte canciones y quiere hacer veinte más para elegir las mejores e hilar así su primer LP. Decidido, me dice que si Eté[email protected] fue agua, el siguiente material tiene que ser fuego.

Me adelanta que van a salir de los BPM bajitos para aumentar la velocidad y hacer un disco contundente. Esto con la emoción de ya haber encontrado a sus músicos y con la inspiración que ha conseguido de Patty Smith.

¿Cómo crees que encaja tu música en esta ciudad con todas las propuestas que hay?

Homero III: No estoy seguro. Pero yo me imagino que este disco es ideal para escuchar en un sillón la tarde del domingo a la luz del sol. Pero no quiero encasillarme en eso, porque esto es algo que quiero hacer para toda la vida.

Creo que la música se debe de acomodar solita. Tiene que caerle a la gente como agua e irse filtrando. Por eso me impresiona que haya tanta gente más joven escuchando, o LGBT+ o personas ajenas a esas etiquetas.