¿Permitirías que algún extraño toque tus partes más íntimas, tanto como para llevarte al orgasmo? Repetimos, ¿un extraño? Extraña pregunta, ¿verdad? Pues en Inglaterra se está creando una especie de moda o tendencia que consiste en lo siguiente. Personas a unas sesiones llamadas “meditación a través del orgasmo” o “meditación orgásmica”. Funciona muy fácil, y principalmente la practican las mujeres. La idea es entrar a una de estas sesiones, quitarte toda la ropa (o, por lo menos de la cintura para abajo) y esperara que llegue un extraño, quien irá al grano y comenzará a tocar tu clítoris. A partir de aquí, solo es cuestión de esperar a llegar a clímax. ¿De qué sirve este extraño ritual? Según sus participantes y promotores, la meditación orgásmica ayuda a mejorar la comunicación física, hace que las personas (obvio sus participantes) sean más extrovertidas y se eliminan tabúes alrededor de la sexualidad femenina, mientras que los hombres aprenden mucho sobre el órgano sexual femenino y cómo llevarlo al clímax. Todo esto sin ataduras emocionales ni compromisos de cualquier tipo. ¿Qué te parece?

Vía Dazed.