bloodline

Hoy en día, el mundo de las series de televisión es muy, pero muy volátil. Cuando una serie es anunciada, al mismo tiempo una más es cancelada. Esto acaba de ocurrir con Bloodline, un drama original de Netflix que tuvo su estreno en 2015, pero que, al parecer, no logró retener una audiencia suficientemente grande como para compensar los costos de producción (el estado de Florida, donde filman la serie, mandó a volar su programa de incentivos de impuestos).

Debido a esto, Netflix anunció hoy que Bloodline (producida por Sony) concluirá en la tercera temporada, misma que será estrenada en la primera mitad de 2017. Además de esto, la tercera etapa de Bloodline tendrá una reducción de capítulos, y a diferencia de sus dos temporadas previas, ésta solo emitirá 10 episodios y di que te fue bien.

Aquí se comprueba una vez más que un gran elenco no es garantía del éxito para una serie de televisión, y en este caso, la fórmula requerida para triunfar no solo requirió tener a figuras como Kyle Chandler, Linda Cardellini y Ben Mendelsohn.

Vía UPROXX.