La vida no siempre es tan buena y feliz como nos gustaría y a veces no importa lo que hagamos o sintamos por otra persona; simplemente no va a ser buena para nosotros. Probablemente todos hemos estado enfrascados en una relación tóxica, esas que simplemente no nos dejan nada bueno y aún así no las podemos dejar atrás. ¿Les ha pasado? ¿Están viviendo una así? Si se identifican con algunas de éstas, probablemente así sea.

Todo se trata de lo que la otra persona desea y nunca de lo que tú quieres o necesitas

Cuando la otra persona dice que sí te quiere, pero jamás lo demuestra.

Si esa persona no te busca para nada, pero te reclama si tú no estás detrás de ella.

Cuando buscas a esa persona lo único que consigues es que te haga daño.

Sabes que esa persona no es buena contigo, pero la sigues buscando.

Esa persona te hace cosas que ni tú ni nadie se merece y no aceptarías de nadie más.

Si esa persona te descalifica o te hace sentir que no eres suficiente.

Si no obtienes una respuesta clara y respetuosa cuando expresas tus sentimientos honestamente.

Justificas las acciones de la otra persona como si no fueran malas cuando en realidad sí lo son.

La otra persona en realidad no quiere nada contigo, pero tampoco te deja ir.

No recuerdas cuándo fue la última vez que hizo algo bueno por ti.