Cuando estás en una relación de mucho tiempo, hay etapas por las que todos pasamos. Desde cosas increíbles, problemas y momentos que nunca olvidarán, estas son las etapas de una relación larga por las que tú y tu pareja seguro han pasado.

Estas son las etapas de una relación larga por los que todos pasamos:

1. El romance: maripositas en el estómago y mucha emoción al ver a la otra persona son totalmente comunes en esta etapa. Te sientes nervioso pero al mismo tiempo contento y hay un cierto sentimiento de “adicción” a la otra persona: no puedes pensar en nada ni nadie más y si pudieras estarías siempre con él/ella.

2. El entendimiento y compromiso: tratas de conocer mejor a tu pareja y vas a sus planes, conoces a sus amigos y familia… Todo para poder entender mejor a la persona con la que estás. Todo sobre él/ella te maravilla y piensas que no hay persona más increíble/interesante.

3. El momento de las primeras peleas: no están de acuerdo en ciertas cosas y se empiezan a dar cuenta de esto. Empiezan los primeros malentendidos aunque verdaderamente no son nada serio y se arreglan rápido. Es una etapa muy importante porque es donde deciden si quieren seguir echándole ganas a la relación o si no tienen suficientes cosas en común.

4. El moldeo: después de las peleas, entienden qué les gusta y no del otro y deciden cómo sobrellevarlo. Tal vez se moldean un poco para poder estar juntos y se adaptan a la personalidad y necesidades del otro.

5. La etapa del “nosotros”: “Nosotros esto”, “nosotros lo otro”, “nosotros” para todo… Van juntos a todos lados, hacen las cosas en pareja y son un equipo para todo lo que hacen.

6. La estabilidad: se sienten contentos y tranquilos con su relación, confían totalmente el uno en el otro y no tienen nada que dudar. Aman estar juntos sin importar lo que sea que estén haciendo, ya sea una fiesta o viendo películas. Tienen una rutina que aman.

7. El aburrimiento: después de mucho tiempo de estar juntos, es inevitable que la monotonía ataque a tu relación y empiezan a resentirlo.

8. El cambio: esta inevitable etapa de una relación implica que uno de los dos (o ambos) necesitan cambio en su vida o relación y tienen que decidir si quieren cambiar juntos o por separado. ¿Irse a vivir juntos? ¿Casarse? Si no hay a dónde ir juntos, probablemente no funcione, pero si sí, llegarán a un nuevo lugar increíble en su relación.