Foto: Daniel Patlán (@folkmetender) | Texto: Fabricio Tomé (@fabriciots)

Es necesario decir que la ráfaga de conciertos que nos azotará de aquí a diciembre ha comenzado quizá a partir del Miércoles pasado con Autolux o con el concierto de Spoon, este último organizado por los colegas de Arts & Crafts México quienes alimentaron la velada con el agregado de La Habitación Roja, oriundos de España que han estado en nuestra ciudad para sonar en varios recintos.

Un concierto en un venue pequeño, pero bajo el mural más grande del mundo. “En él se encuentra un líder que levanta las manos hacia arriba para invitar a las masas al triunfo.” Ya cerca de las once, la marcha de la humanidad se dirigía al interior del salón con su gran joroba. Cuando salieron al escenario Eno, Pope y Daniel; el nuestro pensó “I Turn My Camera On” y aquí nos comparte unos souvenirs de la noche.

La tocada fue buena a secas y lamentamos que Daniel haya tenido problemas de garganta; por eso digo que cuando mi mamá canta, un músico pierde parcialmente la voz en alguna parte del mundo. En este caso no fue la excepción, pero ese músico andaba por nuestro país de visita, aunque eso no le importó y, cantó como si sus cuerdas vocales fueran las mismas del bajo de Pope.

El sonido atrás no era de lo mejor, pero resonaba la intención de Spoon por entregarse a los no muchos asistentes… Nos regalaron una cucharadita de clásicos y un poco de su más reciente disco Transference. Entre los 21 temas pudimos entusiasmarnos con “Don’t You Evah”, “The Underdog” con metales invitados a cargo de Salón Victoria, “Cherry Bomb”, “Car Radio”, “My Mat3m4tical M1nd” y, en lo personal, me gustó mucho como se aventaron “Jonathan Fisk”. Y bueno, para concluir, yo creo que el concierto estuvo bueno aunque le faltaron ingredientes para hacerlo inolvidable. A continuación, las fotos.