La música es sin lugar a dudas el lenguaje universal de las civilizaciones modernas, capaz de hermanar cualquier causa e individuo por mas risible que parezca. Lo anterior es especialmente cierto en Brasil, luego de que un par de uniformados fueran captados echándose un “palomazo”, tras haber capturado a un narcomenudista momentos antes.

¡Así como lo escuchas! Resulta que una dupla de elementos de las Fuerzas Tácticas de la municipalidad de Baixo Guandú, Brasil, no soportaron el hecho de quedar como “los malos de la película” y, después de proceder con el arresto, se echaron unas rolas de Iron Maiden y Metallica en la sala del detenido a manera de compensación.

Los policías llegaron al domicilio del sospechoso de 21 años de edad y, además de ponerlo bajo detención, incautaron algunos kilos de marihuana, piedra y hasta un arma de fuego.

No obstante, el perspicaz elemento identificado como Alander Oliveira Melo reconoció a lo lejos la guitarra eléctrica del hermano menor del narcotraficante, y decidió echarse unos covers de “Enter Sandman” y “Fear in the Dark” mientras esperaban a que la patrulla llegara por ellos.

Más adelante, Oliveira Melo confesó a medios locales que la acción viral no estuvo motivada por sueños rockeros frustrados. Se trata de una nueva táctica (?), para generar mayor confianza y menos irritabilidad entre la familia de los detenidos, ya que estos operativos se realizan con frecuencia en el país sudamericano.

Este lado intimidante es la vieja policía, la truculencia está detrás de nosotros, tenemos que conseguir la confianza de la comunidad para que nos ayude. Nadie está dando más problemas en las calles, a veces la gente piensa que nosotros en la Fuerza Táctica ya somos a la violencia; pero tenemos todo ese lado de integración en la comunidad que es mucho más fuerte.