Desafortunadamente no solo los ciudadanos y comercios que habitan la CDMX con víctimas de la delincuencia que azota a la capital del país; pues durante las primeras horas del pasado 4 de agosto el Museo del Juguete, ubicado en la Colonia Doctores de la Alcaldía Cuauhtémoc, sufrió un lamentable robo luego de que un sujeto sustrajera dos piezas invaluables que eran resguardados por el acervo de dicho recinto cultural.

Se trata de dos automóviles a escala coleccionables de la marca Ferrari construidos en la década de los 80 en Italia, y cuyo valor asciende a más de $2 mil dólares cada uno. Los vehículos pesan entre dos y tres kilogramos y miden casi un metro.

“Son piezas invaluables de la colección”, explicó Roberto Shimizu, Director Creativo del museo, “No se dan cuenta estas personas que al robarle al museo le están robando a México, y que las personas ya no van a poder gozar y disfrutar de estas piezas de nuestro recinto”, agregó al diario El Universal.

Se sospecha que el robo a los modelos Ferrari F40 y Testarossa fue llevado a cabo por pseudo-coleccionistas, ya que anteriormente ciertas personas habían mostrado interés en los vehículos; que dicho sea de paso, son bastante codiciados en el mercado por el hecho de ya estar armados. Regularmente esto autos coleccionables se encuentran por piezas, y puede tomar hasta dos años concluir con el montaje de uno.

Y aunque la denuncia por robo ya fue presentada ante las autoridades competentes, el Museo del Juguete hace un llamado a la ciudadanía y coleccionistas para que no compren ninguna de estas piezas en Internet o Facebook, y que den parte a los interesados.