Ubicado en el “Paisley Park” en la ciudad de Chanhassen, Minnesota, el legendario símbolo del amor creado por Prince, ha sido inmortalizado en un hermoso monumento que manda un importante mensaje de tolerancia, resistencia, libertad y diversidad.

Con 11-pies de alto y 6 de largo, la escultura se creó como un tributo a la legendaria carrera de Prince Rogers Nelson, quien sin lugar a dudas es la cara de la gigantesca institución musical que existe en los compositores y productores nacidos en Minnesota.

Los fans, quienes ya desde antes habían lanzado una petición para reemplazar una estatua de Cristobal Colón por una de Prince, se han visto eternamente agradecidos pero un tanto irresponsables: en medio de lo que debería de ser un encierro obligado dado a la creciente tasa de infecciones por COVID-19 en los EE.UU., la gente no ha duda en salir e incluso viajar de ciudad a ciudad con tal de visitar el monumento y sacarse una foto junto a él.

Todo tiene su lado bueno y su lado malo, pero por ahora, concentrémonos en el hecho de que Prince ya tiene un merecido monumento a su nombre y que su presencia ya no sólo será en el sonido, también en lo físico desde el Paisley Park.

View this post on Instagram

Always one for unexpected surprises… 💜✨

A post shared by Paisley Park (@officialpaisleypark) on