El fin de semana pasado, el acto de música electrónica The Chainsmokers ofreció un auto-concierto en la famosa región de The Hamptons, en Long Island, Nueva York, el cual buscó ofrecer una experiencia con reglas de sano distanciamiento para 3 mil personas, más o menos.

Sin embargo, videos del concierto (los cuales surgieron en redes sociales horas después) revelaron que, prácticamente, no existieron dichas reglas de sana distancia, ya que en los videos se logra apreciar a la perfección cómo miles de fans están cerca unos de otros, bailando cerca del escenario, como si se tratara de un escenario común.

Ahora, y de acuerdo con reportes surgidos después del concierto, las autoridades de Nueva York han iniciado una investigación sobre lo ocurrido en el auto-concierto de The Chainsmokers y deslindar responsabilidades por haber violado las reglas de sana distancia impuestas por estado en la actual pandemia por el Coronavirus.

En un tweet publicado por Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, expresó que “el Departamento de Salud conducirá una investigación” y que “no se tolerará poner en peligro ni de manera ilegal la salud pública”.

Posteriormente, en una carta enviada a Southampton, el Comisionado de Salud de Nueva York, Howard Zucker, expresó que “estoy altamente perturbado por los reportes relacionados con el auto-concierto realizado en su localidad el pasado fin de semana, el cual aparentemente involucró miles de personas con mucha proximidad, afuera de sus autos, un área VIP donde no había siquiera autos, y en general sin apego a las normas de distanciamiento social”.

De acuerdo con la carta de Zucker, las autoridades locales de Southampton tienen 24 horas para dar respuesta a la solicitud del estado de explicar todo lo ocurrido en el auto-concierto de The Chainsmokers.

Según reportes, los hubo personas que pagaron hasta $25 mil dólares por un espacio VIP en este auto-concierto, es decir, unos $550 mil pesos mexicanos, ahí nada más.