Desde que comenzó la pandemia global por el Coronavirus, autoridades sanitarias federales definieron entre sus medidas cautelares el uso de cubrebocas, para evitar el contagio por el virus asiático que hasta el día de hoy, ha cobrado la vida de más de 500 mil personas en el mundo.

Y a más de tres meses de que la careta y/o cubrebocas se haya convertido en uno artículo vital, la emprendedora sonorense, Mónica Vicencio, ideó un nuevo modelo de tapabocas que además de mantenernos 100% protegidos, apoya a personas con problemas de audición y sordera en esta difícil etapa de contingencia global.

Vicencio es costurera de profesión y durante 30 años se ha encargado de confeccionar vestuarios para instituciones educativas; sin embargo, la suspensión de clases a nivel nacional la dejó desempleada. Fue así como concibió este nuevo e inclusivo cubrebocas, hecho 100% de algodón y que contempla un visor de acrílico, para que quienes atiendan terapia puedan ver el movimiento de labios, y por supuesto, una amable sonrisa.

Yo soy costurera y me quedé sin empleo porque trabajo para escuelas, y la idea surgió de una amiga de mi hija que tiene una clínica que da terapias, vieron la necesidad de esto especialmente con niños para que puedan ver los labios”, dijo Mónica Vicencio al diario Expreso.

La iniciativa de estos novedosos cubrebocas fue acogida con tremendo éxito en redes sociales, y Mónica y su hija Michelle ya están trabajando para poder hacer envíos a toda la República y maximizar su alcance.

¿Lo mejor de todo? el costo de sus productos es bastante asequible: 1 cubrebocas por $50 pesos, o dos por $80.

Para más información, puedes acercarte a ellas a través de redes sociales o al teléfono 6621- 741911.