Entre el caos y la violencia que atraviesa la Ciudad de México, resulta bastante reconfortante encontrase con un pato en tenis recorriendo los vagones del metro capitalino, así como una de las calles más representativas del Centro Histórico.

Se trata de la pata Bruna, quien fue captada recorriendo los vagones del sistema de transporte colectivo, así como por la calle de Madero. ¿Lo mejor de todo? Traía puestos unos pequeños tenis, para proteger sus patitas de las ampollas.

Bruna iba a acompañada por su pequeño dueño, un niño de 7 años (quien carga con correa, agua y alimento para su mascota) y la madre del menor.

Bruna llegó a la vida de su pequeño humano hace tan sólo dos semanas, y desde entonces, ambos se han vuelto inseparables. Una historia más de amistad en esta caótica CDMX 😌.