copiar-examen-escuela

Ya fuese primaria, secundaria o hasta la universidad, todos, estudiosos o no, aprendimos a copiar en nuestra época escolar. Nos volvimos sigilosos, rápidos, cual ninjas mexicanos, algunas veces nos cacharon, pero otras tantas ni por enterada la maestra. En fin, estas fueron las formas que perfeccionamos con el paso del tiempo.

BBBB

Formas de copiar que todos aplicamos en la escuela

1. Escribíamos sobre el cuerpo. En la mano, el brazo y hasta en donde no. Escribíamos acordeones que sólo nosotros comprendíamos.

via GIPHY

2. Hojas debajo del examen, la falda o en la pluma. Si no queríamos que nuestra madre nos tachara de carceleros por pintarnos la piel, escribíamos pequeñas guías que colocábamos debajo del examen, la falda o hasta alrededor de la pluma (¿cómo podíamos leerlo?).

3. Bolígrafo de tinta invisible. La evolución alcanzó a las plumas, creando éstas que podían descubrirse con una luz especial.

via GIPHY

4. Cambio de exámenes. Sin que la maestra o profesor se percatara, rápidamente cambiábamos de examen con alguien que nos ayudaría a solucionar todos nuestros problemas.

via GIPHY

5. Con una goma mensajera. Repleta de las respuestas que tanto estábamos esperando que llegaran a nuestra cabeza.

A photo posted by Cuanta Razon (@cuantarazon) on

6. Una escapada al baño en busca de respuestas. Si te permitían ir al baño, llegabas a éste, para marcarle a alguien o había gente de otros salones a quienes podrías preguntarles.

via GIPHY

7. A través de mensajes y/o fotos. La tecnología como buena aliada, nos permitía conseguir las soluciones en un par de segundos. Claro, si la maestra no nos confiscaba el celular.

View post on imgur.com

8. Aprendimos a descifrar la escritura de los demás. Debería ser considerado un súper poder, la habilidad de leer los jeroglíficos del de a lado.

via GIPHY

9. Lectura rápida de apuntes. A velocidades incomparables, sacábamos el libro, apuntes y demás, para leerlos rápidamente. Antes de que alguien nos viera, los aventábamos debajo de nuestro lugar y poníamos la mochila encima.

via GIPHY

10. Fingir demencia. Cuando casi nos cachaban, éramos lo mejores en actuación, negando lo ocurrido y hasta convirtiéndonos en víctimas para que dejaran de levantar falsos en nuestra contra.

via GIPHY

Mientras tanto, en Europa ya están preparados para los copiones con un drone: