Si tu novia tiene caprichos que son muy afines a tus gustos, no pasa nada, siempre habrá maneras de complacerla y no morir en el intento. Como este señor, que no tuvo alternativa cuando su esposa lo obligó a llevarla a ver a Beyoncé en vivo, y para hacer más leve el momento (suponemos que este señor ni siquiera sabía quién es Beyoncé), llevó un libro, tomó una silla y se puso a leerlo, con toda la calma del mundo. Lo que él no sabe es que alguien documentó este glorioso momento y ya le está dando la vuelta al mundo gracias a la magia del Internet. Ahora, todos estamos en busca de este señor que, con su elegante actitud, nos hizo el día a todos.

Vía Jezebel.