Cuando una entrevista se convierte en una plática entre dos viejos amigos, sabes que algo está bien. Cuando los dos viejos amigos son una de tus bandas favoritas y tú, sabes que nada podría estar mejor. Pero, cuando tienes la oportunidad de compartir esa amena charla con otros fans y público en general, agradeces tu trabajo y el poder hacer partícipe a otras personas. Hace unas horas LifeBoxset.com platicó con Kasper Eistrup, Henrik Lindstrand, Mads Tunebjer y Asger Techau, mejor conocidos como Kashmir.

Nota: Usar el formato tradicional de pregunta-respuesta sería injusto y no retrataría fielmente la conversación, razón por la cual, la redacción de esta entrevista será más coloquial y a manera de diálogo.

Pasadas las 10:30 hrs., dentro de una sala de prensa en Sony Music, disquera de Kashmir en México, se encontraba un sillón con capacidad para cuatro personas, razón por la cual pensé que la entrevista sería con el grupo completo. Minutos después, la chica de prensa me dijo que sería sólo con Kasper y Henrik -perfecto- pensé. Sin embargo, minutos antes de que llegaran los chicos de Kashmir a donde yo me encontraba, la misma chica de prensa me dijo que sería con los cuatro, -excelente- me dije a mí mismo.

Llegaron los cuatro daneses muy amables, saludaron a todos los presentes y se sentaron en el sillón antes mencionado. La primera entrevista fue para Ache Producciones (promotora encargada de la visita de Kashmir en México y proximamente de los Arctic Monkeys). Cuando terminó el turno de ellos, LifeBoxset.com se dispuso a entrevistar a cuatro individuos que más allá de tener editados seis discos, haber hecho giras por todo el mundo y lograr tres fechas sold out en la Ciudad de México, son personas común y corrientes, como todos nosotros, que se dedican a hacer música de gran calidad y que han tenido éxito alrededor del mundo. La definición que usualmente se conoce del mote rockstar no aplica para ellos, quienes derrochando sencillez y madurez dejaron fluir las preguntas y respuestas, sin pelearse el micrófono entre ellos y con sumo respeto mutuo.

La entrevista inició cuando contestaron las diferencias entre el proceso de grabación de Zitilites, No Balance Palace y su nueva obra: Trespassers. El primero en tomar la palabra fue Asger Techau (baterista): “Con Zitilites decidimos crear nuetro propio estudio y grabarlo ahí, sin presiones y con mucha experimentación, sin embargo tuvimos que aprender a ser disciplinados y a despertarnos temprano para ir a ensayar y a grabar”. Dijeron también que con No Balance Palace fue lo contrario, lo grabaron en un estudio muy grande y profesional y ahora con Trespassers hicieron un poco de ambas; iniciaron las grabaciones en su propio estudio en Copenhague, para después irse a uno más grande y finalizar el disco con ayuda de Andy Wallace en Nueva York.

Una pregunta que resultaba obligada (por lo menos para mí y para algunos fans que conozco) era la referente al video de “Rocket Brothers”. El turno de contestar fue de Mads Tunebjer (bajista): “La idea fue de Kasper, el tenía la idea de contar una historia de dos hermanos, después contactamos a Simon B, un artista gráfico y él hizo las caricaturas, así complementamos la idea que tenía Kasper.”

Al tocar el tema de su penúltima producción: No Balance Palace, fue inevitable que hablaran sobre las colaboraciones de Lou Reed y David Bowie. Entre bromas nos contaron cómo fue que éstas pasaron. De nuevo Mads Tunebjer tomó la palabra: “Todo fue gracias a Toni Visconti, el productor de disco. Él produjo muchos de los primeros discos de David Bowie y actualmente son amigos. Un día salió la broma de que deberíamos invitarlo a colaborar en el disco y Toni dijo: ‘¡Sí claro! ¿Por qué no?’ y así fue”. Kasper nos contó que con Lou Reed el asunto fue que Toni Visconti hacía Tai-chi con él, así que fue mucho más sencillo. La historia según contaron es la siguiente: había una canción en la que cual Kasper sólo iba a leer un texto, así que esa fue la que hizo Lou Reed. Kasper esrcibió el poema “Black Building” exprofeso para que el ex vocalista de Velvet Underground lo leyera.

Dentro del tema de No Balance Palace les preguntamos a qué se debía que hubiera tantas referencias en sus canciones hacia las mujeres o hacia algo femenino (“Ophelia”, “Diana Ross”, “She´s Made of Chalk”, “The Curse of Being a Girl”, etc.) y Kasper (con una gran sonrisa en el rostro) nos comentó que nunca lo había pensado pero que es algo completamente natural: “El tema del amor entre hombre y mujer está presente en casi todo el arte. Cuando hicimos ese disco algunos de nosotros, no todos y no diré nombres (jaja) pasamos por rupturas muy fuertes que realmente nos afectaron. No sólo en ese album hablamos de ello, sino en el nuevo también. Hay cierto magnetismo hacia la belleza de la mujer que es incuestionable.”

La canción “No Balance Palace” que da nombre a ese disco y que fue la encargada de cerrar el primer concierto de esta banda en El Lunario, tiene una duración de ocho minutos y está dividida en tres partes, con lo cual hace pensar que se trata de una pieza conceptual, por lo cual les preguntamos acerca de la historia detrás de esta canción. Kasper: “Tiene que ver con la vida nocturna y con los excesos. Durante el proceso de grabación salíamos mucho en Copenhague y nos íbamos a tomar unos cuantos tragos. Habla también sobre las cosas dramáticas que hay en la vida, la frustración y cómo te sientes cuando todo se derrumba. Tiene que ver también con el proceso que estábamos viviendo en el cual hubo varias rupturas fuertes.”

Al referirse a su nueva placa, Trespassers, comparándola por un lado con la melancolía y la obscuridad llena de esperanza de Zitilites, por el otro con la fuerza y precisión de No Balance Palace, Mads nos dijó: “Este disco tiene de ambos lados pero al mismo tiempo tiene su propia vibra, su propio sello. Procuramos trabajar con un rango muy amplio y hacerlo muy dinámico, de diferentes formas. Sin encasillarlo en un sólo lugar. Es muy variado.”

Continuando con Trespassers comentaron acerca de la portada (la cual es un fondo blanco con el nombre del grupo y tres conjuntos de dos flechas cada uno). Dijeron que las flechas representan cada uno de sus discos (seis) y que por simple que parezca, ellos cuatro pintaron un lienzo con esa imagen y eso fue la portada.

Para terminar la plática, les preguntamos acerca de lo último en música que han escuchado, esto fue lo que nos contestaron:

Henrik Lindstrand (teclados y guitarra): “He estado escuchando el último disco de una banda de Dinamarca llamada Efterklang, muy buenos.”

Kasper Eistrup (voz y guitarra): “Lo último que he oído es Hank Williams, es como country y es genial para cuando cocino.”

Mads Tunebjer (bajo): “Me compré una edición doble de Dopplereffekt, son de Detroit y es música electrónica de la vieja escuela.”

Asger Techau (batería): “Snowden, son una banda de Nueva York que suenan un poquito a Interpol.”

Con eso terminamos nuestra amena charla con Kashmir, off the record nos contaron acerca del nombre de la banda, el cual es una referencia a la canción de Led Zeppelin.