La adrenalina que se genera entre el músico y su público durante una presentación en directo es indudablemente energizante; sin embargo, el pasado viernes 12 de noviembre las cosas se salieron de control en el Welcome to Rockville Festival, luego de que una cantante se orinara en la cara de un fanático en pleno show 🤢.

¡Así como lo escuchas! Brass Against, banda que ha ganado notoriedad por realizar covers de actos como Tool o Black Sabbath; se encontraba en medio de su participación en el festival de Daytona Beach, Florida, cuando la vocalista, Sophia Urista, anunció que sentía la necesidad de orinar y que lo haría ahí mismo, en la cara de un voluntario.

Preparen a ese hombre con la cámara en la cabeza, porque lo vamos a subir al escenario y voy a mear en la boca de este hijo de p*ta. Tengo que orinar y no puedo llegar al baño. Así que podríamos hacer un espectáculo de ello.

Vía Yahoo News.

Para sorpresa de muchos, el voluntario accedió. El hombre, sin titubear, siguió las indicaciones de Urista y se tumbó sobre el escenario, boca arriba. Acto seguido, la mujer se bajó los pantalones y comenzó a orinarle el pecho, solo para recorrerse un poco y lograr depositar el líquido en su cara.

Naturalmente, la presentación de Brass Against y el comportamiento de su vocalista, de 36 años de edad, causó conmoción. La banda ofreció una escueta disculpa a través de redes sociales, alegando que Sophia “se dejó llevar por el momento” y que la audiencia “no volvería a presenciar algo parecido en el futuro”.

Sin embargo, como reporta The Daytona Beach News-Journal, no todos se tomaron a la ligera el incidente, y una asistente al festival levantó un reporte ante las autoridades locales.

Según informa el portal, Sophia Urista podría hacerse acreedora a una pena de un año en prisión y/o una multa de $1000 dólares por el cargo de exhibición indecente. El estatuto 800.03 de Florida prohíbe que alguien “exponga sus órganos sexuales en público o locales privados de otra persona, o tan cerca de ellos como para ser visto desde dichos locales privados, de manera vulgar o indecente”.

No obstante, el día de hoy (16 de noviembre), The Independent confirmó que la policía no investigará el caso ni dará más declaraciones al respecto, ya que la denuncia no fue presentada formalmente. Eso sí, las consecuencias sociales han comenzado a surgir, ya que Brass Against fue vetado de todos los recintos de la NASCAR, mismos propietarios del Daytona International Speedway, donde se llevó a cabo el Welcome to Rockville Festival.