Una nueva “Ley Taylor Swift” ha sido propuesta para hacer frente a la reventa de boletos en Brasil, después de que la cantante anunciara las paradas internacionales de su gira The Eras Tour a principios de esta semana. La sensación del pop compartió en redes sociales una lista de nuevas fechas que se suman a los conciertos ya anunciados en México, Argentina y Brasil.

El jueves (22 de junio), Swift añadió un sexto concierto en Río de Janeiro, pero ahora una legisladora brasileña ha tomado medidas contra los revendedores que podrían acarrearles hasta cuatro años de cárcel.

Simone Marquetto, miembro de la Cámara de Diputados brasileña en representación de São Paulo -donde Swift dará tres conciertos-, presentó el proyecto de ley la semana pasada, proponiendo que los revendedores también se enfrentan a penas de hasta 100 veces el precio original de la entrada. Esto significa que las multas podrían alcanzar los 600.000 BRL ($2 millones de pesos).

“Tengo un hijo de 11 años en casa, y no se habla de otra cosa en la escuela. Recibí muchas peticiones para hacer algo y decidí presentar este proyecto de ley”– declaró Marquetto al diario brasileño Estadão (vía NBC).

El martes 20 de junio, Marquetto publicó en redes sociales que había conseguido las firmas necesarias para agilizar el proyecto de ley, que tenía previsto presentar junto con el secretario nacional de Protección del Consumidor.

Y es que la primera llegada de Taylor Swift a Latinoamérica ha supuesto todo un caos en el sistema de boletaje, viciado por la actividad de los revendedores.

En México las cosas no han sido distintas, pues los fans aseguraron que tan pronto se liberó la primera fecha de Taylor Swift en Ticketmaster, los revendedores acabaron con ella ofreciendo los boletos en algunos casos hasta 10 veces más caros que su precio original. Entérate de los detalles por aquí.

Taylor Swift actuará del 24 al 27 de agosto en el Foro Sol, acompañada por Sabrina Carpenter. Presenta ‘The Eras Tour’, un repaso de toda su carrera artística muy en consonancia con la publicación de las “Taylor’s Versions”, retrabajos de varios álbumes de los que perdió derechos.