Aleks Syntek ha vuelto a acaparar los titulares y, en esta ocasión, por razones distintas a su cruzada anti reggaetón. El intérprete de “Lo que tú necesitas” recibió un Doctorado Honoris Causa por la Organización Mundial de Líderes (OMLID), asociación conformada por profesionistas, intelectuales, académicos, comunicadores y ciudadanos, “convencidos en aportar su esfuerzo, talento y compromiso en acciones que mejoren las condiciones del país y de la humanidad en su conjunto“.

De esta manera, muchos se preguntarán si Aleks, de 52 años años de edad, estudió o se preparó de alguna manera para ser reconocido con tan importante grado académico.

Lo cierto es que no hubo ninguna formación previa y la organización le distinguió por 3 razones principales: “cualidades personales, sobresaliente trayectoria profesional y contribuciones trascendentes a la patria y a la humanidad”. Cabe la pena destacar que el documento no cita su nombre verdadero (Raúl Alejandro Escajadillo Peña) y se limita a usar su pseudónimo artístico.

La ceremonia de reconocimiento se llevó acabo el pasado 27 de agosto en San Pedro Garza García, Nuevo León. La noticia fue replicada incluso por la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), quienes felicitaron a Aleks vía redes sociales con el siguiente mensaje:

“¡Muchas felicidades a Aleks Syntek! El compositor mexicano, ícono del pop en español, fue reconocido con el Doctorado Honoris Causa por la Organización Mundial de Líderes (OMLID)”.

Vía redes sociales.

El título Doctor Honoris Causa es un reconocimiento honorífico que dan universidades importantes como Harvard, Stanford y Cambridge, así como asociaciones de profesionistas, academias o colegios; principalmente a personajes que han destacado en ciertos ámbitos profesionales y que no son necesariamente licenciados en alguna determinada carrera.

En noticias relacionadas, Aleks Syntek volvió a provocar la furia del auditorio, después de sugerir que el reggaetón debería de regularse en espacios públicos como bares y restaurantes. Aseguró que es su derecho no querer escuchar cierto tipo de música en horarios inapropiados (por su contenido lírico) y que deberían multar a todos aquellos que no acaten la norma.

Finalizó sus polémicas declaraciones diciendo que “son los meseros” quienes ponen reggaetón, y que los dueños de estos establecimientos nunca se enteran de lo que hacen sus empleados.