Si te consideras un lector ávido, seguramente has escuchado de estas obras. Con su prosa complicada, líneas narrativas no-lineares e introducción de múltiples personajes, estos libros difíciles no los acaba cualquiera pero, si logras hacerlo, te llevarás una grata recompensa.

Estos son los libros difíciles que no cualquiera termina pero vale la pena intentar:

1. El Simarillion de J.R.R. Tolkien: el mundo de Tolkien está lleno de personajes fantásticos, idiomas y lugares extraños y árboles genealógicos que hay que entender. Si bien El Señor de los Anillos incorpora todos estos elementos, El Simarillion va un paso más allá: es básicamente un tesauro de toda la saga en donde se nos explican personajes e historias de una manera que sólo un filólogo como Tolkien haría. No es nada fácil de leer pero, si te late el universo que este autor creó, valdrá totalmente la pena el esfuerzo.

2. Meridiano de Sangre de Cormac McCarthy: esta historia de un chico que se dedica a matar mexicanos y nativos americanos está llena de tintes violentos e incomprensibles con una prosa dispersa que la vuelve increíblemente difícil de entender, a menos, claro, que te dejes sumergir en su mundo.

3. Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra: más allá de su longitud, este libro resulta un poco pesado por su estructura narrativa y el concepto en sí: vivir las aventuras de un loco cualquiera puede ser de las cosas más emocionantes que hagas o más tediosas. Un gran clásico que si te atreves a acabarlo, disfrutarás muchísimo.

4. El Ruido y la Furia de William Faulkner: en este libro, Faulkner no sólo incorpora tres narradores y una sección en tercera persona, sino que uno de sus narradores salta de presente a pasado y no puede mantener claro el sentido del tiempo.

5. Crimen y Castigo de Fedor Dostoyevski:  una excelente novela y gran clásico de la literatura. Dostoyevski nos regala una narrativa intrínseca con diálogos existenciales y cuestionamientos filosóficos que, si te atreves a leer, te volarán la cabeza.

6. Naked Lunch de William S. Burroughs: este miembro de la generación beat nos regaló un libro hecho en viajes de heroína que incluye descripciones gráficas, obscenas y emocionantes que, si lográs aguantar hasta el final, tendrán todo el sentido del mundo. El problema es que, como fue escrito bajo la influencia de las drogas, hay oraciones que se detienen a la mitad y otras que no tienen mucho sentido.

7. Los 120 Días de Sodoma de El Marqués de Sade: más allá de su extensión o prosa, lo que hace a este libro pesado es el tema. El relato gira alrededor de cuatro hombres representantes de los cuatro poderes en la Francia de Luis XV que durante 120 días disfrutan de 600 tipos diferentes de placer.

8. La Divina Comedia de Dante Alighieri: dividido en tres etapas (Infierno, Purgatorio y Paraíso), este poema épico es considerado una de las grandes obras de la literatura italiana y engloba un mundo lleno de simbolismos que no todo el mundo entiende. Sin embargo, si te clavas en los significados, descubrirás que en efecto es una genialidad.

9. Cien Años de Soledad de Gabriel García Marquez: muchos de nosotros nos hemos encontrado con este libro y la difícil tarea de hilar a todos los personajes de manera correcta. Con una familia de siete generaciones de gente que se llama básicamente igual, esta novela llega a ser confusa aunque verdaderamente maravillosa.

10. Infinite Jest de David Foster Wallace: tiene una extensión de 1100 páginas, mismas que están llenas de pies de página y un total de 338 notas al final del libro que debes consultar para entender completamente el libro. ¿Te avientas?

11. Finnegan’s Wake de James Joyce: esta novela no tiene trama en sí, sino que es un constante flujo de conciencia en el que lo único que leemos son pensamientos y un intento de asociación con los sueños. Joyce se toma libertades de lenguaje y llevó el libro a tal extremo que sigue habiendo discusiones sobre su verdadero significado hoy en día.

12. Simulacro y Simulaciones de Jean Baudrillard: Baudrillard es uno de los autores franceses más filosóficos que podrás leer en tu vida y este libro que habla sobre la sociedad y la relación entre la realidad y los símbolos te hará retumbar la cabeza por dos cosas: porque es extremadamente difícil de leer y porque es una obra maestra.