pareja-pelea

Si últimamente sientes que tu relación va por mal camino y que todo lo que haces sólo parece empeorar las cosas, no te preocupes, todos hemos estado ahí. A veces sucede por una cosa en específico, otras por simple rutina o porque llevan demasiado tiempo juntos pero si hay cariño, no hay relación que no se pueda salvar. Aquí te dejamos un par de tips para que lo logres.

Cosas que sólo las chicas que no se maquillan entenderán

Estos son los consejos sobre cómo salvar tu relación:

1. Identifiquen el problema: ¿Qué es lo que está causando este distanciamiento? ¿Se enojaron por algo? ¿Alguien hizo algo que no debía? ¿Simplemente están cansados? Piensen bien qué está pasando, el primer paso es saber qué está roto para poder arreglarlo.

2. Hablen de frente: las indirectas, los mensajes de texto o ser pasivo agresivo nunca ha funcionado y nunca funcionará. Cuando se trata de relaciones, hay que hablar de frente las cosas, sin importar cuanto miedo nos dé. Sabemos que es difícil pero es la mejor manera de llegar a una solución: la comunicación es clave.

3. Re-evalúen las razones por las que están juntos: recuerden el inicio de su relación y todas las cosas que han vivido. ¿Dónde quedaron esos sentimientos? ¿Siguen ahí? Seguramente sí, sólo que se encuentran enterrados debajo del tedio y el resentimiento. Recuerden las razones por las que se quieren y se gustan y verán que aún hay algo que vale la pena salvar.

4. Deja las opiniones de terceros por fuera: si bien hay cosas para las que es bueno pedir consejo (ya sea de tus papás, amigos, hermanos, etc) en el caso de tu relación tal vez no sea la mejor idea. Puedes escucharlos claro, pero eventualmente tienes que tener en mente que una relación es de dos y sólo ustedes saben lo que en realidad pasa. No te dejes llevar y escúchate a ti mismo/a.

5. Aprendan a dejar ir el pasado: si cada que discuten sacan a colación la vez que se vieron feo hace dos años, entonces estamos en un grave problema. El pasado es pasado y si ya decidieron seguir adelante a pesar de todo (sin importar que tan grave o no grave haya sido el problema) tienen que dejarlo ir.

6. No seas controlador/a: a veces cuando estás teniendo problemas con tu pareja te pones de lo más paranoico y quieres saber exactamente qué hace y por qué lo hace. No caigas en esto, es contraproducente.

7. Identifiquen qué quieren o esperan del otro: ¿Qué les gustaría cambiar en su relación? ¿Qué tipo de detalles los harían felices? ¿Qué cosas pueden cambiar para sentirse más a gusto? Sean sinceros y digan lo que en verdad esperan.

8. Hagan compromisos: dejen el ego y el orgullo de lado, entiendan que todos somos humanos y que ser caprichosos no los llevará a ninguna parte. Aprendan a hacer compromisos el uno por el otro y sean empáticos.

9. No griten: gritar es lo peor que puedes hacer cuando estás discutiendo (aún más si es en tu relación). Las cosas pueden escalar muy rápido y no quieren faltarse al respeto así que mejor manténganse tranquilos y traten de hablar calmadamente, incluso si están enojados.

10. Planeen nuevas actividades: si su problema es que están en la monotonía y sienten que no hay nada nuevo, traten de hacer cosas que nunca harían. Vayan a andar en bicicleta, a una obra de teatro, aviéntense del paracaídas… Este tipo de cosas les abrirá el mundo y se darán cuenta de que aún hay mucho allá afuera que pueden vivir y compartir juntos.

11. Traten de sorprenderse mutuamente: hazle de cenar, cómprale flores o un regalo pequeño, dale un beso cuando menos se lo espere… Demuéstrale que quieres estar con él/ella y te sientes afortunado de estar a su lado.

12. Acérquense: bésense, abrácense y tóquense. La cercanía es muy importante y simplemente sostener su mano puede ayudar a que se sientan más cerca el uno del otro. No lo subestimen.

13. Échenle ganas: las relaciones son trabajo y nadie dijo que era fácil pero si ambos se comprometen, pueden salvar todo lo que tenían y llegar aún más lejos. ¡Ustedes pueden!