La selva en la Amazonia brasileña continúa ardiendo -desde hace ya 16 días- devorando el pulmón más importante del planeta, mientras que el presidente de dicha nación, el ultra- derechista Jair Bolsonaro, adjudica dichos incendios a diversas ONGs.

De acuerdo a información del INPE Burning Program (Instituto Nacional de Investigación Espacial), los incendios en Brasil han aumentado hasta un 70% durante este año, registrándose 72.843 focos de incendios forestales, un 83% más que en el mismo período del año pasado

Por su parte, Jair Bolsonaro ha insinuado -sin ofrecer ninguna prueba al respecto- que distintas organizaciones medioambientales han orquestado la quema de la cuenca amazónica para desacreditar al gobierno de ultra derecha en Brasil.

Es importante tomar en cuenta que Bolsonaro ha inyectado muchos recursos para que la ganadería prospere en el país sudamericano. Para dicho efecto, es necesario la quema y deforestación de terreno para la crianza, y también, para la cosecha de soya, base alimenticia del ganado.