Me encanta leer noticias que parecen haber salido de un capítulo de Los Simpsons. Pero es que si somos justos, la mayoría de las veces la gente suele ser increíblemente aleatoria en los conciertos y festivales de música, por lo que no es tan sorpresivo enterarse de esta clase de cosas.

Sin embargo, los elementos de seguridad que resguardaron las inmediaciones del festival Lollapalooza el fin de semana pasado, se llevaron la medalla a lo más tonto del año…

Al parecer, cientos de jóvenes irrumpieron las barreras de seguridad para así, poder brincarse una de las cercas que conformaban al circuito de seguridad del festival.

¿El resultado?

Prácticamente todos pudieron pasar, excepto una persona cuya única razón por la cual fue capturada en el acto, se debía a que nada más tenía una pierna…

Y por supuesto, frente al “heroico acto”, un comunicado oficial salió al público para presumir del “robusto plan de seguridad” el cual, aseguraba, nadie logró irrumpir en el festival presumiendo, por supuesto, de este grandioso video donde los podemos ver en acción…

Gran equipo. Gran sistema de seguridad. Los Estados Unidos y Lollapalooza se sienten más tranquilos sabiendo que ustedes existen.

Lo bueno es que al final, el rapero Rich The Kid le dio un pase y el chico “detenido”, logró accesar al festival.