Fue en 2012 cuando Radiohead y todo su equipo de producción se vio envuelto en un lamentable accidente, que hasta ahora, ha logrado arrojar una resolución que a todas luces no satisface a la agrupación.

Aquí va Teads.

Scott Jhonson, ingeniero de batería de Radiohead y quien tuviera 33 años al momento del incidente, falleció cuando el escenario colapsó sobre él antes de una presentación programada de la banda en el Parque Downsview de Toronto.

A principios de este año el jefe de instrucción de Ontario comenzó una nueva investigación sobre la muerte de Johnson, luego de que un juez suspendiera el caso en 2017. El jurado de cinco personas regresó ayer, 10 de abril, con una serie de declaraciones no vinculantes.

Al respecto, Radiohead emitió un comunicado en el que aseguró que a pesar de lo dictaminado, el accidente podría haberse prevenido de haber contado con los protocolos e infraestructura pertinentes.

La investigación sobre la muerte de nuestro amigo y miembro del staff, Scott Johnson, ha concluido. La investigación en sí se llevó a cabo de manera constructiva, exhaustiva y justa. Reveló la negligencia y las fallas que llevaron a la muerte de Scott.

Se devolvió un veredicto de muerte accidental, que se siente frustrantemente insuficiente dado que se demostró que el colapso de la estructura se podía prevenir. El jurado ha hecho recomendaciones sensatas y prácticas para evitar que vuelva a ocurrir un accidente de este tipo y para garantizar la seguridad futura de los equipos y el público del espectáculo. Depende de todos nosotros asegurarnos de que estas recomendaciones se implementen.

Nos gustaría expresar nuestro agradecimiento a la Oficina del juez de instrucción y al Jurado por su incansable trabajo en la investigación. Nuestro amor y respeto están con Ken y Sue Johnson, los padres de Scott. Él estará por siempre en nuestros pensamientos”.