100% siento que vivimos en un “Sick Sad World” al estilo de Daria cuando veo cosas así.

Aquí va Teads.

Por donde lo vean, Chris Brown es un tipo violento. Indeseable. Sin embargo, pareciera ser que tanto para el público como para la industria, esto es una nimiedad que vale mucho la pena ignorar.

Y es que tras haber sido arrestado en varias ocasiones por violencia física no sólo contra Rihanna, sino también hacia otras personas en las que incluso, armas blancas han sido encontradas, el 2018 se despide de Chris Brown con la noticia de que posiblemente (y por fin) podría enfrentar tiempo de cárcel.

¿Por violencia?

Nah, nada que ver. Los cargos correspondientes a esto son “posesión de un animal exótico” sin los permisos necesarios.

View this post on Instagram

A post shared by CHRIS BROWN (@chrisbrownofficial) on Dec 21, 2017 at 2:40am PST

Al parecer, la RSPCA (Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals) emitió un comunicado donde especificaba que los monos capuchinos no son aptos para tratarse como “mascotas”, ya que al crecer, el ambiente humano genera en ellos un estrés que los convierte en animales agresivos que pueden poner en peligro tanto la salud de quienes le rodeen, como su estabilidad emocional y mental, empujándolos a un punto de quiebre.

Pero Chris Brown, siendo Chris Brown, hizo caso omiso y al parecer, es la segunda vez que se le investiga por esto.

Por eso, la fiscalía de Los Ángeles ha emitido una orden contra Brown y al parecer, la sentencia podría dictaminarse en febrero del próximo año.

¿El tiempo? 6 meses de cárcel si todo resulta en su contra.

Sin embargo, Brown no está solo. Su abogado se encuentra peleando el caso aunque a estas alturas, el mismo ha declarado que todo le parece un reverendo chiste y que es triste que la ley en L.A se concentre en estupideces y no en las cosas que verdaderamente importan…