El bajista de Caifanes se encuentra fuera de peligro, afortunadamente.

El día de ayer, mientras que la legendaria banda mexicana Caifanes, se disponía a dar un concierto en la ciudad de Culiacán, por motivo de la apertura del Festival Cultural de Primavera 2018, ante miles de personas que se encontraban visiblemente entusiasmadas, el bajista de la agrupación, Sabo Romo, comenzó a sentirse mal en medio de su interpretación del tema “Perdí mi ojo de venado”, por lo que tuvo que retirarse hacía un costado del escenario, para posteriormente, ser atendido por paramédicos de la Cruz Roja, y ser traslado en camilla fuera del recinto.

Ante el desconcierto y enojo de miles de personas que se habían dado cita en la explanada de gobierno de dicho estado, el espectáculo de apertura se dio por terminado, y extraoficialmente, se hablaba de que el músico había sido  llevado a una institución medica para recibir la ayuda necesaria.

El día de hoy, via la cuenta oficial del propio Sabo, se dio a conocer que fue diagnosticado con lipotimia, debido a una baja de presión por agotamiento y estrés, pero en el mismo mensaje, asegura estar listo para regresar con la agrupación.