Cassie Martin es una adolescente que utiliza Internet como muchas otras chicas, y una de sus actividades en línea que más realiza es la de tomarse selfies “creativas” y publicarlas en sus redes sociales. Selfies en el baño, en su recámara, en el jardín, ya sabes.

Aquí va Teads.

Sin embargo, para millones de personas, las selfies con la famosa “boca de pato” o duckface son muy molestas. Incluso para su papá. ¿Qué hizo el padre de Cassie al encontrar estas selfies en Internet? Pues nada, solo las recreó y las volvió a compartir en la red, solo para que su hija se sintiera avergonzada y se diera cuenta de lo horribles y embarazosas que son estas fotografías. Lo mejor es el nivel de detalle que imprime este señor en cada imitación. ¡Incluso se dibuja tatuajes similares a los de su hija!

¡Aplausos para este señor!

https://twitter.com/CassandraOlay/status/745835912261672960

https://twitter.com/CassandraOlay/status/719763660915146753

Vía Mashable.