Hay de bromas a bromas, pero también existen los límites, los cuales son muy fáciles de rebasar. Como podrás ver en la imagen de arriba, este tipo de nombre Tom Matthews está reclamando en redes sociales que un completo extraño le colocó un candado en su expansión de oreja y huyó con la llave. Se supone que esto debía ser gracioso (?), pero lo único que logró este “bromista” es meter en apuros a Tom, ya que ahora tiene que a) soportar un poco de bullying por parte de sus amigos en Facebook y b) buscar un cerrajero o alguien que le ayude a quitarse este candado. ¿Podría ser que considere una opción c), dejarse el candado para siempre? No lo sabemos, pero vaya que se trata de una broma y muy cruel.

Aquí va Teads.

Vía Distractify.