Texto y Foto: Daniel Patlán

Caminé el trayecto acostumbrado hacia el recinto ubicado en Reforma con una duda permanente: ¿Cuál sería mi reacción al ver a Kashmir, una de mis bandas favoritas sobre el escenario? Como todo fanático, tenía ciertas especulaciones al respecto. Sin embargo, no me preocupé demasiado y dejé que las cosas fluyeran. La primera sorpresa de la noche fue poder ver el setlist que interpretaría Kashmir, el cual incluía dos encores: uno de miedo que incluyó “Surfing The Warm Industry”, “Rocket Brothers” y “She’s Made Of Chalk” y el segundo como tiro de gracia: “The Aftermath” y “No Balance Palace” para cerrar con gran fuerza su primera presentación en nuestra ciudad.

Durante todo el concierto, Kasper (vocalista y guitarrista) hizo comentarios acerca de lo sorprendidos que estaban al ver a tanta gente emocionada por ellos. Dijo que no esperaban a más de cuatro o cinco personas. Canciones como “The Cynic”, “The Curse Of Being a Girl” o “Melpomeme” no podían faltar. La respuesta del público fue avasallante, tanto que todos los miembros del grupo danés tenían cara de sorpresa, admiación y alegría. Gran audio e iluminación (como siempre), una banda con muchísima presencia sobre el escenario, canciones llenas de sentimiento y emoción, fanáticos coreando todas y cada una de las canciones (incluso las que forman parte de su nueva producción: Tresspasers) fueron los ingredientes para que el pimer show de Kashmir en México fuera un éxito total.