En algún punto de nuestras vidas, todos hemos pasado por una ruptura de corazón. No es nada fácil y llega un momento en donde ya no sabes cuando va dejar de dolerte tanto o si algún día volverás a amar. No te preocupes, a todos nos pasa y el dolor que sientes, por más feo que sea, es completamente natural. Aquí te dejamos las etapas del duelo cuando tienes el corazón roto.

¿Te cambiarías de Spotify a Apple Music por esto?

1.- El aceptarlo.

Aquí es cuando te das cuenta que por más que intentes, las cosas no están funcionando para nada. Es doloroso aceptar que tu relación como la de hace un año, pero es bueno que te des cuenta que la chispa se apagó.

2.- Cuando de verdad ya lo aceptaste.

Ok, antes lo habías aceptado pero no hiciste nada al respecto. En esta etapa es cuando ya tuviste esa pelea tan grande y escandalosa que ya ninguno de los dos se quiere volver a ver. También en esta etapa es cuando te llenas de dudas acerca de la relación y te sugestionas. ¿Me habrá querido? ¿De verdad me amó? NO LE MARQUES POR TELÉFONO. Recuerda que terminaron por una buena razón.

3.- La parte fea.

Aquí es donde te diste cuenta que estabas muy acostumbrado a la rutina de la relación y ahora todo te recuerda a el/ella. En la radio se ponen las canciones que bailaban juntos, llorar inconsolablemente por las noches y todavía tienes su perfume en tu nariz. La vida parece acabarse, pero esta etapa es necesaria para sanar y las cosas mejoran con el tiempo.

4.- La ira.

Este es la etapa en donde ya no te sientes triste pero ya le agarraste odio a tu pareja. Tranquilo, ese odio se volverá pronto algo indiferente y después empezarás a extrañ[email protected] menos y empezar a vivir tu vida y volver a hacer lo que más te gusta.

5.- Bienvenido a la sociedad.

Con el tiempo te das cuenta de que tu pareja no era la única persona que te podía gustar en el mundo. Empiezas a salir más con tus amigos y hasta empiezas a salir con ese chavo o chava que te gusta de la escuela. Tranquilo, sabemos que no puedes empezar una relación seria todavía, pero puedes salir y divertirte, eso te ayudará a sanar más rápido.

6.- ¡LIBERTAD!

¡Felicidades! No has pensando en tu ex en días y ya ni siquiera lloras cuando algo te recuerda a el o ella. En esta etapa hasta puedes volver a hablar con tu ex y no sientes nada de nada. Ya es hora de vivir tu vida de nuevo y poder integrarte a la sociedad.