¿Hay algo más fácil y cruel que jugar con el corazón de una belieber? ¿Y cientos? Eso fue lo que hicieron estos tipos de la forma más simple posible. Al principio del video todo parece tan improvisado que sería imposible que se salieran con la suya, pero al final lo lograron. Malditos genios malvados.

Aquí va Teads.

También te puede interesar: “La mejor broma de todas: dinosaurio suelto en el barrio”