Desde hace años, el hombre ha encontrado una conexión especial con las máquinas que le acompañan en su día a día.

Hoy, en la era de la tecnología, esa sensación ha evolucionado al grado de convertir a la tecnología en una extensión del hombre.

Y es justo por eso que dicho enlace, no debe perderse en la única búsqueda del diseño ostentoso; hoy, el regreso a las bases artesanales del ensamblado, se dedica a re-encontrarnos con ese punto de partida...

Y Mazda ha encontrado la forma.

A través de la mentalidad "Jinba Ittai", cuyo origen se basa en la conexión entre jinete y caballo, Mazda ha desarrollado una ideología que más que "presumir" busca conectar al piloto con la máquina.

Feel Alive: una búsqueda por la compatibilidad.

Pero OJO, eso no representa el abandono del diseño, sino del balance en la creación del mismo.

¿Cómo lograr este balance?

A través de una mezcla entre los valores de la ideología "Feel Alive":

La maestría japonesa y su experiencia "artesanal" Takami.

La cual eleva los estándares de calidad en los procesos de producción, al grado de tomarse 20 años en dicho aprendizaje.

¿Y el segundo? El diseño "Kodo".

De nuevo, el diseño no está peleado con la calidad. ¡Al contrario! Sólo busca una conexión funcional dentro del vínculo "jinete / caballo", pero aplicado en nuestros tiempos modernos.

Manejar es un arte. Y "Feel Alive" revive esos valores a través de Mazda en este 2019/2020.