La canción más emocionante de The Cure

Cinco minutos de música que pueden cambiar su vida.

The Cure

The Cure

Texto: @cova

Estandartes de la música contemporánea. Precisos en la oscuridad. Punta de lanza de la cultura pop. A veces enojados. A veces felices y enamorados. A veces tristes y deprimidos. Desde los años setenta, The Cure ha sido uno de los grupos responsables de trazar los mapas de la música como la conocemos al día de hoy y han servido de inspiración y referencia para un sinnúmero de bandas; pero sobre todo, han determinado a quienes desde que los escuchamos por primera vez, no los hemos podido soltar.

Siendo 100% autobiográfica, me apasionan las historias. De ahí que me gusten más las canciones que tienen letra. De ahí que me resulte prácticamente imposible poder asimilar una canción en su totalidad sin haber digerido cada palabra. De ahí que The Cure sea mi grupo favorito. La razón, más allá de la obvia -que musicalmente me resultan sumamente atractivos, por un sin fin de motivos- es que desde la primera vez que escuché a la banda británica, sus historias no me han dejado de robar la respiración. Para ser más clara, Robert Smith y compañía son los responsables de mi obsesión en encontrar valor en las canciones. Porque con ellos aprendí que éstas tienen poder, provocan y detonan. Así de intensa, reduccionista y sencilla es mi pasión por The Cure.

Dicho esto…

Portada del álbum 'Disintegration' de The Cure

Portada del álbum ‘Disintegration’ de The Cure

Disintegration
Alrededor de 71 minutos de música, repartidos en 12 cortes.

1. “Plainsong” – 5:12
2. “Pictures of You” – 7:24
3. “Closedown” – 4:16
4. “Lovesong” – 3:29
5. “Last Dance” – 4:42
6. “Lullaby” – 4:08
7. “Fascination Street” – 5:16
8. “Prayers for Rain” – 6:05
9. “The Same Deep Water as You” – 9:19
10. “Disintegration” – 8:18
11. “Homesick” – 7:06
12. “Untitled” – 6:30

Un disco redondito, nacido a finales de la década de los ochenta. Un álbum que vio la partida de Lol Tolhurst, pero que siguió adelante con Simon Gallup, Porl Thomson, Boris Williams, Roger O’Donnell y un Robert Smith empático con las drogas, y a la vez enamorado, comprometido y después casado con Mary Poole.

Un disco profundo y fuerte, que enfrenta el hecho de saberse solo (será por eso que sirve de gran compañía). Un álbum que debe escucharse a un volumen considerable y que ocupa un lugar privilegiado en la discografía del grupo, como uno de los éxitos comerciales más grandes de la banda. Pero lo más bonito es el valor emocional que ha logrado en sus entusiastas.

'Plainsong' por Kraken.

‘Plainprint’ por Kraken.

Es un disco que da la bienvenida con la canción que me resulta más querida, más sentida, más cantada, más dedicada, más emocionante, más rompedora. La canción que cuenta una historia perfecta. La canción que hice mía y solo mía al minuto uno de escucharla.

“I think it’s dark and it looks like rain,” you said
“And the wind is blowing like it’s the end of the world,” you said
“And it’s so cold it’s like the cold if you were dead”
And then you smiled for a second

Es la canción que escucho por lo menos una vez al día. La canción con la que gusto de inventar mundos. La canción con la que comparto la cama, la comida y una copa de vino. Es, sin duda, la canción que me emociona como ninguna otra. Aquella que nunca me canso de escuchar. La que canto cuando estoy frente al mar, cuando voy en el coche y cuando va a despegar el avión. La canción que podría ser perfecta para mi baile de bodas, pero también perfecta para mi momento más bajo. La canción que ha hecho que ponga atención a las sonrisas, sobretodo a la mía.

“I think I’m old and I’m feeling the pain”, you said
“And it’s all running out like it’s the end of the world”, you said
“And it’s so cold it’s like the cold if you were dead”
And then you smiled for a second

La que he escuchado cuando tengo el corazón hinchado, pero también cuándo he tenido el corazón roto. La que no deja de enchinarme la piel. La que me puede hacer llorar, gritar y vibrar. Cuando suena “Plainsong”, me dan ganas de estar enamorada y me dan ganas de no enamorarme nunca. Pero, sobre todo, me dan ganas de vivir en la orilla del mundo:

Sometimes you make me feel like I’m living at the edge of the world
Like I’m living at the edge of the world
“It’s just the way I smile”, you said

No se puede estar del todo bien sin estar del todo mal. Sin contraponer el delirio con la esperanza. Sin contrarrestar la luz con la oscuridad. Según yo, no se puede no amar a The Cure.

Nos vemos el domingo.
Disfruten el concierto.

Background