Colmena 2008: Un festival accidentado

El día de ayer, 7 de junio, fue un día que muchas personas esperaban con grandes ansias. Era el día en el cual la cuenta regresiva pararía ante la aparición de los islandeses Sigur Rós sobre el escenario. Muchas cosas parecían no importar -logísticamente hablando- al únicamente pensar en la larga espera que muchos fánaticos […]

El día de ayer, 7 de junio, fue un día que muchas personas esperaban con grandes ansias. Era el día en el cual la cuenta regresiva pararía ante la aparición de los islandeses Sigur Rós sobre el escenario. Muchas cosas parecían no importar -logísticamente hablando- al únicamente pensar en la larga espera que muchos fánaticos habían sufrido para ver a la mágica banda lidereada por Jonsí. Pero la realidad fue otra al generar mucha curiosidad por los lineamientos que 2Abejas habían establecido para este festival: no cigarros, no alcohol, no carne y, lo mas comentado, no autos. ¿Cómo va a ser un festival de rock en el cual los melómanos no pueden tener la plena libertad de alimentar sus hábitos tanto buenos como malos?

Apenas han pasado un poco más de cinco meses de este 2008 y Colmena se postula para uno de los eventos más accidentados en muchos años, o quizá el más accidentado, con todo y una escapatoria espontánea del baterista Orri del escenario provocando que Sigur Rós solo pudieran conceder un repertorio limitado a 6 canciones de duración. ¿Toda la espera de años que sufrieron los fanáticos fue completamente recompensada con ver a la banda pisar el escenario y escuchar 6 canciones? Seguramente muchos asistentes salieron inconformes y desilusionados.

Hablando de otro tema, retomo la Ley de Mac en la que propone una relación entre el tiempo de camino para llegar a un concierto y la calidad y grandeza del mismo. Mac dice, “si todo se alinea para que llegues a un concierto en un tiempo por debajo del promedio, el concierto será memorable, y si  aparecen obstáculos y el tiempo en el que llegas al recinto está muy por arriba del promedio, es -quizá- una señal diciendo que no tienes que ir al concierto ya que ni valdrá la pena“. En este caso, la Ley de Mac aparece de nuevo y hasta nos da una cifra interesante: de 2 a 3 horas para llegar al Jardín Sagrado en Tepoztlán, entre otros acontecimientos que funcionaron como obstáculos para lograr llegar al lugar del festival, sin dejar a un lado la peregrinación del final del festival con destino desconocido que dejo a miles de asistentes en medio de la impotencia, frustración y, por supuesto, miedo.

Así es que, en Life Boxset los invitamos a que comenten todas las experiencias que vivió cada uno de ustedes fuera y dentro del festival, las emociones que les invadieron, las cosas que cambiarían y las cosas que, dentro de toda la niebla, aún aplauden. ¿Quién camino más de 3 horas?, ¿quién tuvo cambios de planes por la logística de los camiones? ¿cuales canciones de Sigur Rós hubieran querido escuchar de no ser por la inesperada enfermedad de Orri? ¿Qué roll jugaron las bandas antes de Sigur Rós? El área de comentarios está abierta para comenzar un foro y hablar de Colmena 2008: Un festival terriblemente accidentado.

Background